¿Cuál es la presión adecuada que debe tener tu caldera de gas natural?

Mandos de la caldera de gas natural Experto de gas natural

Todas las calderas necesitan una revisión cada cierto tiempo por parte de un técnico especialista, ya que la presión de la caldera puede bajar, pero ocasionalmente también puedes subir la presión tú mismo siguiendo las instrucciones del manual de tu caldera. Te explicamos cómo puedes hacerlo.

¿Por qué baja la presión de la caldera?

Hay varios motivos que pueden hacer bajar la presión de la caldera. El más común es que haya alguna fuga en el circuito o que haya entrado aire en él. En el primer caso, si la pérdida es constante y grave, puede que no quede más remedio que localizarla y repararla. En muchos casos, la fuga se encuentra en la misma llave de vaciado del circuito, por lo que no hay que preocuparse. En el segundo caso, podemos probar a purgar los radiadores.

También puede deberse a un problema técnico que haya que reparar, como que el vaso de expansión no funcione correctamente o la válvula de seguridad tenga una pérdida.

Presiones de agua incorrectas de la caldera

Lo normal es que la presión de la caldera en frío y con la bomba parada oscile entre 1,2 y 1,5 bar (el bar es la unidad de medida de presión). Para comprobar este número debes dirigirte al manómetro de la caldera, donde se reflejarán diferentes presiones a lo largo del día en función del uso que estemos haciendo de ella. Si la calefacción está encendida, es probable que la presión suba un poco, aunque volverá a su baremo habitual en cuanto se enfríe.

Tomando como referencia estas cifras, si la presión del agua es mayor o menor desembocará en diferentes averías según un caso u otro:

  • Alta presión: en el caso de que la caldera rebase los límites de presión, la válvula de seguridad de la calefacción se verá obligada a abrirse para liberar algo de presión. Esto puede ser por motivos relacionados con el funcionamiento del sistema.
  • Baja presión: en este supuesto la caldera se bloqueará y dejará de funcionar para que no aparezcan averías más graves.
¿Cómo subir la presión de la caldera?

Si vemos que la presión es más baja de lo habitual (inferior a 1 bar) habrá que seguir los siguientes pasos:

  1. Abrir la llave de llenado de la calefacción que se sitúa en la parte inferior de la caldera. Esta apertura debes hacerla poco a poco y en el sentido contrario a las agujas del reloj.
  2. Una vez que la presión se sitúa entre 1 y 1,5 bares, puedes cerrar esta llave de llenado.
    Comprueba que la caldera funciona correctamente y si es así, ya sólo queda disfrutar del ambiente confortable de tu casa.
  3. Recuerda que, si la presión disminuye de manera constante o te encuentras con algún problema a la hora de realizar este procedimiento, es recomendable contactar con el instalador o la compañía oficial, ya que puede haber fugas de agua en alguna de las partes importantes de la caldera.