La manipulación irregular de las instalaciones de gas constituye, según los casos, un delito o falta recogido en el Código Penal (artículos 255 y 623) que pone en grave riesgo la integridad física de las personas (de quien la realiza así como de quién convive con ella y de sus vecinos) y los bienes.

Las denuncias recibidas serán tratadas de forma anónima y confidencial.

  • El fraude, además, representa un acto de insolidaridad, ya que la energía que el defraudador sustrae al sistema recae sobre el conjunto de los clientes que sí cumplen con sus obligaciones.
  • El Real Decreto 1434/2002, en su artículo 62 , indica que se considerará que existe fraude cuando se produzca alguna acción u omisión tendente a modificar o impedir la medición del suministro contratado en perjuicio del distribuidor o comercializador. El artículo 56 del citado Real Decreto habilita a las empresas distribuidoras a interrumpir el suministro cuando detectan situaciones anómalas en las instalaciones o equipos de medida.

¿Cómo denunciar una situación irregular?

Las denuncias sobre irregularidades en la red, instalaciones de gas o aparatos de medición son importantes porque ayudan a mantener la seguridad e integridad del sistema y previenen accidentes. Puedes poner en conocimiento de la distribuidora situaciones anómalas a través del siguiente formulario: