Ventajas del gas natural

El gas natural ofrece grandes ventajas en procesos industriales donde se requiere de ambientes limpios, procesos controlados y combustibles de alta fiabilidad y eficiencia.

Empresas y negocios con gas natural

Ventajas del gas natural para el sector industrial

El gas natural es una energía de suministro continuo por lo que no requiere disponer de tanques de almacenamiento, evitando así los riesgos que conlleva adelantar el coste del combustible. Además, debido a estas ventajas, el gas natural proporciona la tranquilidad de contar con una energía fiable y siempre disponible, pudiendo así gestionar mejor el proceso productivo.

No requiere preparación previa antes de su utilización como sí es necesario para otros combustibles, como puede ser el petróleo o el carbón.

El gas natural tiene una combustión más limpia, por lo que los equipos y quemadores a gas natural son más fáciles de limpiar, requieren menos mantenimiento y se conservan mejor durante más tiempo.

La combustión de gas natural puede finalizar de forma instantánea en el momento en el que la demanda de calor de los aparatos que lo utilizan cese. Esto lo hace muy útil para adaptarse a las necesidades variables de trabajo del proceso productivo.

Permite regularlo con gran precisión, manteniendo constante la temperatura.

El gas natural tiene más poder calorífico que otros combustibles por lo que, con la justa cantidad de combustible, los equipos tienen un mayor rendimiento.

No requiere preparación previa antes de su utilización como sí es necesario para otros combustibles, como puede ser el petróleo o el carbón.

Usos del gas natural

El gas natural es una de las mejores fuentes de energía para las industrias que utilizan hornos o calderas en sus procesos productivos como son:

Industria del vidrio: Las propiedades del gas natural han permitido crear quemadores que permiten una óptima transmisión del calor en la masa del cristal. Así mismo, gracias a sus propiedades el vidrio sale limpio al final del proceso productivo.

Industria cerámica: El uso del gas natural en la industria cerámica permite ahorrar costes y obtener productos de mayor calidad. Esto es debido al menor coste por kWh y a que el uso del gas natural disminuye la formación de manchas y decoloraciones en los artículos durante la cocción y el secado.

Industria del cemento: La utilización de hornos a gas natural reduce el mantenimiento, alargando la vida útil de los hornos. Son además más eficientes y contribuyen a reducir la huella medioambiental ya que los gases que se producen por la combustión no contaminan.

Industria textil: En la industria textil, el uso del gas natural supone un importante ahorro energético al permitir el calentamiento directo por convexión en vez del uso del calentamiento mediante fluidos intermedios.

Industria alimentaria: El gas natural se utiliza en los procesos de cocción y de secado. Además, permite cumplir con las exigencias de calidad ISO necesarias para la exportación de determinados productos

Fundición de metales: El gas natural se utiliza en diversos procesos relacionados con el calentamiento de metales, tanto en la fusión como en el recalentamiento y tratamientos térmicos.

El gas natural supone grandes ventajas para la generación de electricidad: es el combustible más económico y el que menos impacto medioambiental produce. La producción de electricidad con gas natural es posible a través de turbinas. Existen diversas formas de producir electricidad:

Centrales combinado

Central ciclo combinado Huelva

Una Central de Ciclo Combinado de gas natural es una planta de producción de energía eléctrica que combina dos procesos o ciclos para obtener el máximo rendimiento: el ciclo de Brayton, en el que los gases de combustión accionan directamente una turbina de gas, y el ciclo Rankine, en el que se aprovecha la energía residual de los gases de escape de la turbina de gas para generar vapor en una caldera, que accionará a su vez una turbina de vapor. Ambas máquinas (turbina de gas y de vapor) accionan un alternador donde se transforma la energía mecánica en eléctrica.

La combinación de estos dos procesos permite que este tipo de Centrales tengan una eficiencia energética muy superior (del orden del 57%) a la de las Centrales Térmicas Convencionales (en torno al 35%).

 

Centrales de ciclo combinado

cogeneracionLa Cogeneración es la tecnología basada en utilizar en el propio centro de producción, el calor que inevitablemente se produce al convertir la energía del gas natural en electricidad. Al aprovechar este calor, se obtiene una eficiencia global muy superior. Además, al producirse la cogeneración de electricidad y calor en las instalaciones del usuario, evita gran parte de las pérdidas de transmisión.

Este sistema es una forma eficiente de cubrir las necesidades energéticas de las instalaciones industriales.

Autobús híbrido_ transporteEl gas natural vehicular es un combustible automotor sustituto de la gasolina en motores de combustión interna de encendido por chispa y en forma parcial del diesel en aquellos motores de encendido por compresión.

Según datos de 2010, a nivel mundial hay en circulación más de 11,6 millones de vehículos a gas natural y unas 17.000 estaciones de servicio. Concretamente en Europa, Italia es el país pionero y líder de este sistema. En él, ya hay 700.000 vehículos circulando y 85.000 en Alemania, mientras que en España se reducen a 2.900.

En España el gas natural vehicular se utiliza principalmente a flotas de transporte de empresas privadas, autobuses urbanos e interurbanos, taxis, camiones de limpieza y recogida de basuras, carretillas elevadoras y de forma minoritaria, en vehículos privados.

 

¿Qué ventajas tiene el gas natural como combustible para vehículos?

El gas natural es la energía que mayores ventajas aporta también como combustible del transporte:

 

Beneficios ambientales

El gas natural es el combustible alternativo que tiene la combustión más limpia.
Las emisiones de descarga de vehículos a gas natural son mucho más bajas que las de los vehículos a gasolina.
Por unidad de energía el gas natural contiene menos carbono que cualquier otro combustible fósil y, por lo tanto, genera menos emisiones de CO₂ por cada kilometro recorrido por un vehículo.

 

Ahorro económico

La utilización del gas natural como combustible en comparación con el gasoil de automoción convencional permite ahorros económicos a partir de un 25%, pudiendo alcanzar hasta un 40% según el tipo de vehículo y la estación de carga. Además, al quemar más limpiamente, reduce las necesidades de manutención.

 

Alto nivel de seguridad

Los vehículos que operan con gas natural son más seguros que los que operan con combustibles tradicionales, ya que el gas natural vehicular se disipa en la atmósfera en caso de accidente. La gasolina, en cambio, permanece en el suelo, creando riesgo de incendio.