¿Te gustaría conocer en profundidad la historia del gas natural?

¿Cómo ha evolucionado hasta alcanzar el nivel tecnológico actual?

Para familiarizarnos y comprender mejor cuanto se relaciona con esta energía,

examinaremos sus orígenes e historia.

Historia reciente: 1992-2018

S. XXI: El desarrollo del consumo de gas natural

El consumo final del gas natural creció fuertemente hasta la crisis de 2008-2009. Los motores que aceleraron el consumo del gas fueron:

Entre 1985 y 2000, el crecimiento del uso del gas en procesos industriales junto con un aumento gradual del uso en los hogares.

A partir del 2002, la instalación de ciclos combinados de gas natural que utilizan el gas natural como combustible para generar energía eléctrica mejorando el rendimiento, reduciendo costes y emisiones de CO, CO2, NOx y eliminando prácticamente la emisión de partículas o de derivados del azufre.

En España, el Grupo, cuyo nombre era aquel momento Gas Natural, fue pionero en la implantación de ciclos combinados, con la puesta en funcionamiento del de San Roque (Cádiz) en el año 2002.

En consonancia con el desarrollo del mercado del gas, durante estos años Gas Natural continúa su expansión por Europa y Latinoamérica y diversifica su actividad entrando en el negocio de explotación y producción de gas, y en el mercado eólico. Como consecuencia, en el 2005 se convierte en uno de los principales operadores de energía eólica en España y con la creación de la sociedad conjunta Repsol-Gas Natural LNG, Stream impulsa al negocio de GNL (gas natural licuado). En 2008 finaliza la adquisición de Unión Fenosa y en 2010 lanza la marca Gas Natural Fenosa.

Actualmente en España, del parque total de 22 millones de viviendas, 7,2 millones (33%) cuentan ya con suministro de gas natural. Naturgy es la mayor compañía integrada de gas natural y electricidad en España y Latinoamérica. Está presente en más de 30 países con cerca de 18 millones de clientes en el mundo.

Liberalización e internacionalización

En 1998 se inicia en España el proceso de liberalización del sector del gas con la publicación de la Ley de Hidrocarburos. Esta ley comportará la obligación de separar las redes de transporte y la función de Gestor Técnico del sistema, de las redes de distribución y la comercialización.

1991: Integración del sector gas en España

Gracias a la nueva situación del sector del gas en España, que comportaba grandes posibilidades de crecimiento y desarrollo, se unen al accionariado de Catalana de Gas, dos importantes accionistas: La Caixa y Repsol.

Con el apoyo de estos accionistas se desarrolla un nuevo proyecto empresarial que pasa por la integración del sector de la distribución de gas en España (fusión de Catalana de Gas, Gas Madrid y los activos de gas canalizado de Repsol Butano).

Como resultado, se crea en 1992 una nueva sociedad: Gas Natural SDG, S.A., que ese mismo año inicia también la expansión internacional en Latinoamérica, empezando por Argentina y continuando, durante los años siguientes, con actividades en Brasil, Colombia y México.

1996: Inicio de las actividades del transporte internacional de gas

Desde 1985 y hasta 1993 el aprovisionamiento venía principalmente por GNL (gas natural licuado). En 1993 se puso en funcionamiento la primera conexión internacional del sistema gasista español en Larrau (Francia) y en 1996 se inaugura el gaseoducto Magreb-Europa, con el recorrido desde el yacimiento de Argelia pasando por Marruecos (país de tránsito) y conectado a la Península, en Tarifa.

En 1998 se inicia en España el proceso de liberalización del sector del gas con la publicación de la Ley de Hidrocarburos. Esta ley comportará la obligación de separar las redes de transporte y la función de Gestor Técnico del sistema, de las redes de distribución y la comercialización.

Etapas históricas: 1792-1991

La historia del uso del gas en España empezó cuando en 1841 Charles Lebon consiguió el primer contrato de alumbrado público por gas con el Ayuntamiento de Barcelona. Gracias a esta concesión se construyó la primera fábrica de gas de España, en la Barceloneta, y, en 1843, Lebon junto con los hermanos Gil y Serra y otros accionistas, fundaron la Sociedad Catalana para el Alumbrado por Gas (SCAG).

Primeros usuarios

Paradójicamente, el gas natural que ahora se considera una fuente de energía “moderna”, es conocido por la humanidad desde hace miles de años. Los hombres primitivos observaban las llamaradas que se producían en los pantanos cuando caía un rayo. Desde entonces, el tercer estado de la materia, el gaseoso, no ha dejado de inspirar recelos y temores, por lo misterioso e intangible de su naturaleza.

Instalación de una tubería de bambú por los chinos (siglo X)
Se sabe que en China, en el siglo X, ya se explotaba el gas natural con fines prácticos. Cuando perforaban a grandes profundidades a fin de buscar yacimientos de sal, encontraron bolsas de gas que canalizaron rudimentariamente con cañas de bambú. También en Occidente las civilizaciones griega y romana conocieron su llama.

Los griegos se percataron de la existencia de petróleo en el mar Caspio y relatan en sus escritos las grandes llamas que originaba el gas con que iba asociado. También Plutarco, cuando narra las conquistas de Alejandro Magno, detalla haber encontrado una fuente de fuego en Ekbatana. Plinio describe la existencia del gas natural, que prendía al acercársele antorchas. Sin embargo, no parece que nadie intentase utilizar este combustible natural hasta que, mucho más tarde, con el desarrollo de la industria del gas manufacturado, se llegó a disponer de la tecnología adecuada para el aprovechamiento del gas natural.

Primeros pasos del gas

La historia del uso del gas en España empezó cuando en 1841 Charles Lebon consiguió el primer contrato de alumbrado público por gas con el Ayuntamiento de Barcelona. Gracias a esta concesión se construyó la primera fábrica de gas de España, en la Barceloneta, y, en 1843, Lebon junto con los hermanos Gil y Serra y otros accionistas, fundaron la Sociedad Catalana para el Alumbrado por Gas (SCAG).

1792: Los inicios del gas

En los primeros inicios del gas hay que destacar 3 personajes y dos maneras de producir gas:

Check_azul_simple El escocés Willian Murdock, que en 1792 consigue iluminar su casa con gas producido a través de Carbón.

Check_azul_simple El francés Lebon, que en 1801 estaba intentando aplicar el gas obtenido de la destilación de la madera para propósitos similares.

Check_azul_simple El Alemán Frederick Albert Winsor, que en 1804 presentó en Londres experimentos de alumbrado con gas.

Sin embargo, fue Windsor quien en 1812 creó en Londres la “Gas Light and Coque Company”, la primera compañía del gas del mundo para proveer alumbrado público con gas producido a través de carbón

1843: Se funda la primera compañía de gas en España

En España, la historia del uso del gas empieza cuando en 1841 Charles Lebon consigue, a través de subasta, el primer contrato de alumbrado público por gas con el Ayuntamiento de Barcelona.

A raíz de esta concesión, un año más tarde, se construye la primera fábrica de gas de España en la Barceloneta y, en 1843, Lebon conjuntamente con los hermanos Gil y Serra y otros accionistas, fundan la Sociedad Catalana Para el Alumbrado por Gas (SCAG).

A partir de 1853, otras empresas de gas entran a competir en el mercado.

Así, la SCAG empieza a expandirse geográficamente por España y, en 1884, se convierte en el 7º grupo europeo por sus aportaciones a la Société Téchnique de l’industrie du Gaz.

Con la popularización del uso del gas en el siglo XIX, para el alumbrado público, se pone en marcha la idea de construir una fábrica de gas en el municipio más grande y transportarla al resto de municipios de la zona. Fue así como, para conseguir ahorro en costes e inversiones, nace la distribución de gas a través de canalizaciones.

Reconversión industrial

Desde finales de los años 50 hasta inicios de los 70, las instalaciones en el sector del gas se habían quedado viejas y anticuadas. Con la reconversión industrial se inicia un proceso de modernización en el que tiene gran importancia el pasar de producir gas manufacturado con carbón a producirlo con naftas.

1894: Llega con fuerza la electricidad

En 1894 la Allgemeine Elektrizitäts-Gesellschaft (AEG), la principal sociedad alemana y europea en industria eléctrica, crea en Barcelona la Compañía Barcelonesa de Electricidad.

Ante esta situación, la Sociedad Catalana para el Alumbrado por Gas y Lebon deciden entrar en el mercado de la generación y venta de electricidad y crean conjuntamente en 1896 la “Central Catalana de Electricidad”.

Posteriormente, en 1911, se constituye con capital multinacional la Barcelona Traction Light & Power con una gran dimensión financiera. Esta compañía se convierte en el principal competidor eléctrico.

Ante esta situación la SCAG cambia de estrategia e inicia un proceso de importante crecimiento y adquisiciones que la lleva a convertirse en 1913 en la 7ª sociedad de España por capitalización bursátil. En esta época SCAG cambia de nombre y pasa a llamarse Catalana de Gas y Electricidad (CGE).

Con la entrada de la electricidad, el gas tuvo que competir con ella en el mercado del alumbrado que, finalmente, perdió. Ante esta situación el gas se ve obligado a buscar nuevos usos y se enfoca principalmente a la cocina. Para promocionarlo, se apoya fuertemente a través de la publicidad.

1958: inicio de la reconversión industrial

Desde finales de los años 50 hasta inicios de los 70, estamos ante la España del Plan de Estabilización, de la liberación del tipo de cambio de la peseta y de los Planes de Desarrollo.

En el sector del gas, las instalaciones eran viejas y anticuadas por lo que se inicia un proceso de modernización en el que tiene gran importancia el paso en 1963 de producir gas manufacturado con carbón a producirlo con naftas.

Tras el cambio se pasó a disponer de modernas plantas químicas, bastante automáticas, que supusieron un aumento de la capacidad productiva de las fábricas.

Para dar salida a esta mayor producción, deben buscarse nuevos usos del gas y empieza a promocionarse fuertemente la calefacción a gas.

Suministro directo

El suministro de gas natural directo sin necesidad de fábricas se inició en España en 1969. Catalana de Gas y Electricidad constituyó, junto con otros socios, la sociedad Gas Natural S.A. para la importación de gas natural de Libia y construyó una planta de regasificación en el puerto de Barcelona y el primer metanero español: “El Laietà”.

1969: Inicio del suministro directo de gas natural en España sin necesidad de fábricas

En EEUU la primera utilización de gas natural se realizó en 1821, desde un pozo poco profundo realizado en la localidad de Fredonia, Nueva York, por William Hart, que es considerado como el “padre del gas natural”.

En Europa el gas natural llegó entre finales de los cincuenta e inicios de los sesenta gracias a tres factores:

Check_azul_simple Los yacimientos de gas natural encontrados en Europa y el Norte de África.

Check_azul_simple El desarrollo, en los años 1960/1962, de la tecnología criogénica.

Check_azul_simple La progresiva concienciación ecológica, con búsqueda de alternativas de combustibles más limpios, que el carbón y el petróleo, como es el caso del gas natural.

En España, el suministro de gas natural directo sin necesidad de fábricas se inició en 1969.

En este avance tuvo gran importancia Catalana de Gas y Electricidad, que constituyó, junto con otros socios, la sociedad Gas Natural S.A. para la importación de gas natural de Libia y construyó una planta de regasificación en el puerto de Barcelona y el primer metanero español: “El Laietà”.

1985: Se suscribe el Protocolo de Intenciones para el desarrollo del gas en España.Protocolo de intenciones para el desarrollo de gas en España

Este Protocolo suscrito por El Ministerio de Industria y Energía (MINER) y las principales empresas de distribución y suministro de gas natural, supuso la puesta en marcha de un plan de expansión a largo plazo que conllevó un incremento de la actividad inversora, de crecimiento y de expansión tanto en nuevas distribuciones como en clientes. Gracias a ello, se empieza a recuperar aceleradamente el retraso histórico del sector en España en relación a Europa.

En 1987 Catalana de Gas y Electricidad cambia de nombre a Catalana de Gas, S.A. al vender los últimos activos eléctricos convencionales.

En 1990 se da por finalizado el proceso de cambio de gas ciudad a gas natural en Barcelona (proceso iniciado en 1985), con el cierre de la última fábrica en funcionamiento en la ciudad, la de Sant Martí de Provensals.