Alta de gas

“Encontré el ahorro y la comodidad que necesitaba y ahora disfruto mucho más de los momentos en familia” Mi día favorito de la semana son los domingos. Toda mi familia se reúne en casa para comer paella y contarnos todo lo que nos ha ocurrido durante la semana. Le cocino a mis hijos, mis nietosLeer más

“Encontré el ahorro y la comodidad que necesitaba y ahora disfruto mucho más de los momentos en familia”

Mi día favorito de la semana son los domingos. Toda mi familia se reúne en casa para comer paella y contarnos todo lo que nos ha ocurrido durante la semana. Le cocino a mis hijos, mis nietos y además durante la semana me encanta prepararles tuppers para que se lleven casa, ¡que no saben comer!

En los tiempos que corren, yo también he tenido que apretarme el cinturón. Mis hijos me dijeron que se habían instalado el gas natural en casa y que habían comenzado a ahorrar. Me ayudaron a hacer números y vimos que por el consumo que tengo en casa, el gas natural también me salía más a cuenta. Lo instalé y desde entonces no pienso tanto en lo que gasto cuando cocino y disfruto mucho más de los momentos en familia en lugar de pensar en la factura a final de mes. Ahora puedo invertir el dinero que ahorro en mi familia y en mí, ¡que también me lo merezco!

Además, no solo tengo tranquilidad económica, sino que también sé que en invierno tengo todos los rincones de la casa calentitos y mis pulmones dejan de sufrir tanto por el frío. Y con razón, porque me han dicho que el gas natural también es una energía limpia. Para la gente mayor como yo es importante respirar un aire más puro. Y la verdad, me siento mejor utilizando una energía que nos ayude a cuidar de la salud y del planeta que dejamos a nuestros hijos y nietos.