Calefacción Alberto

“Cuando estuve en Hong Kong, me di cuenta de la importancia de la calidad del aire que respiramos” Viví en Hong Kong durante un año por motivos de estudios y había una constante niebla gris de contaminación sobre la ciudad muy preocupante. El otro día leí que, según la Organización Mundial de la Salud, enLeer más

“Cuando estuve en Hong Kong, me di cuenta de la importancia de la calidad del aire que respiramos”

Viví en Hong Kong durante un año por motivos de estudios y había una constante niebla gris de contaminación sobre la ciudad muy preocupante. El otro día leí que, según la Organización Mundial de la Salud, en los últimos 5 años la contaminación atmosférica ha aumentado un 8% en el mundo. Esto no es solo un problema para el planeta en general, sino que nos afecta muy directamente a la salud.

Cuando vivía con mis padres, ya teníamos gas natural en casa. Aún así, cuando volví de Hong Kong y me mudé para vivir solo, me informé también sobre otras opciones. Quería una energía económica que me permitiese ahorrar y estar cómodo, pero también que fuese respetuosa con el medio ambiente.

Al final, igual que en casa de mis padres, me decanté por el gas natural. Me documenté y vi que, además de ser económico, el gas natural es la energía más limpia, con menos emisiones contaminantes y con menor contenido de carbono de todos los combustibles convencionales.

Siento que aporto mi granito de arena para cuidar del entorno y de la calidad del aire. Para hoy y para nuestro futuro, creo que es imprescindible buscar soluciones sostenibles.