5 usos del gas natural más allá de la calefacción para tu hogar

Gas natural en hogar y vehiculos Aparatos a gas natural

Tener gas natural en casa no se limita a la calefacción y el agua caliente. Esta energía limpia y sostenible ofrece una amplia variedad de posibilidades que seguramente desconoces. ¿Has oído hablar de los gasodomésticos? Son aparatos que utilizan gas natural como fuente principal, cuyo funcionamiento genera menor impacto medioambiental y mayor ahorro económico.

Desde Nedgia vamos a explicarte 5 usos de gas natural al margen de la calefacción y el agua caliente. También te puede interesar cuáles son los beneficios del gas natural.

1. Gas natural para cocinar:

Las cocinas de gas están hechas de acero inoxidable o esmaltado, aunque también las hay con base de vidrio (estéticamente son más modernas) donde el calor del fuego llega directamente a las sartenes y demás utensilios. En estas cocinas podemos tener potencias de hasta 5KW y, además, la llama visible nos permite controlar su intensidad. Por lo tanto, si quieres cocinar mejor y con una garantía de calidad, esta es una utilidad que debes tener en cuenta (Puedes encontrar más información en nuestra guía de cocina con gas natural).

2. Gas natural para lavar:

Aquí tenemos que hablar de las llamadas lavadoras bitérmicas, una alternativa que reduce notablemente los tiempos de lavado. Con esta modalidad no es necesario esperar a que las resistencias eléctricas calienten el agua y, además, ofrece las mismas prestaciones que las lavadoras convencionales, en términos de temperatura y cuidado de la ropa. En líneas generales proporcionan ahorro en tiempo y energía. No está nada mal, ¿verdad?

3. Gas natural para secar:

¡También tienes secadoras de gas natural! Y, como ocurre en los demás casos, son económicas y eficientes. Con esta alternativa dispondrás de un secado más rápido, gracias a unos sensores de humedad que evitan el secado excesivo (el cual reduce la vida útil de la ropa). Además, cuando una secadora a gas se apaga, el calor se disipa rápidamente, reduciendo la cantidad de arrugas. Esta es una característica importante si quieres evitar planchar la ropa. Las últimas versiones disponen de pantallas digitales, controladores táctiles y programas para telas sensibles.

4. Gas natural para conservar los alimentos:

Y como no, con gas natural también podrás disponer de tu frigorífico. Estos modelos son prácticamente idénticos a los convencionales, pero emplean el gas natural como combustible para la refrigeración por amoníaco, que también se conoce como enfriamiento por absorción.

5. Y como no, gas natural para desplazarse:

El coche es un indispensable en la mayoría de los hogares y también tiene su versión de gas natural comprimido (GNC). El coche a gas natural comprimido se posiciona hoy en día como una de las opciones más ecológicas y con mejores resultados en ahorro y eficiencia tanto para ciudad como para viajes largos. Muchas ciudades españolas ya han incorporado vehículos a GNC en gran parte de su flota de vehículos municipales (autobuses, camiones de basura, …) y han reducido las emisiones en un 75%.