¿Cómo ahorrar en la calefacción de gas natural?

Consejos para ahorrar

Si quieres aprender a ahorrar en la calefacción de gas natural no te puedes perder nuestro post. Toma nota de todos nuestros consejos y ¡Empieza a notar el ahorro!

Recuerda que siempre estamos de tu lado para asesorarte y aconsejarte sobre el consumo energético en tu hogar, por eso queremos explicarte cómo ahorrar con la calefacción de gas natural. Tú puedes evitar gastos innecesarios dentro de casa con una serie de pequeñas acciones que al final de mes notarás en tu bolsillo. A pesar de que en tu domicilio dispongas del mejor sistema de calefacción, con radiadores eficientes energéticamente y la mejor caldera de condensación, te damos algunos consejos para ayudarte a ahorrar todavía más en tu consumo.

Consejos para ahorrar en calefacción de gas natural

Aunque el invierno ya haya pasado, te ofrecemos la oportunidad de repasar y descubrir en este post algunos consejos para ahorrar en la calefacción de gas natural del hogar.

1 – Adecúa tu vestimenta

Empezamos por lo que nos atañe directamente a las personas: nuestra forma de vestir. Llevar ropa de verano en pleno invierno puede ser tan cómodo como innecesario. Si en la calle vas abrigado, ¿por qué en casa te gusta estar en manga corta? Adecúa tu vestimenta al invierno y así evitarás dotar a tu hogar de calor extra. En muchas ocasiones, la diferencia de grados respecto al exterior nos genera una sensación térmica superior a la temperatura real de la vivienda. Espera unos minutos y adecúa tu ropa a la época del año.

2 – Temperatura óptima

Una de las mejores respuestas a cómo ahorrar en la calefacción de gas natural, es la elección de una temperatura adecuada en nuestros hogares. Una vez que estamos bien vestidos y nos decidimos a encender la calefacción, tenemos que saber cuál es la temperatura ideal. Las estimaciones señalan que 20 ºC es la temperatura óptima para toda la casa.

Pasarse puede hacer que nuestra factura se incremente entre un 5 y un 10 por ciento por cada grado de más. También es recomendable bajarla a 15 grados por la noche, dado que es el momento del día en el que más tapado estás. Ten en cuenta que un exceso de temperatura en el termostato puede generar incluso enfermedades o problemas de sueño. Un mayor número de grados en nuestra vivienda no es garantía de confort, ya que en muchos casos ocurre lo contrario.

Adecúate a esos valores y disfruta de tu sistema de calefacción.

3 – Concentra el calor

¿Si hay estancias del hogar en las que apenas entras o tu paso por ellas es residual, es necesario que estén igual de calientes que las demás? Adecúa la temperatura a cada estancia y podrás ahorrar entre un 5 y un 8 por ciento.

Un buen aislamiento es vital para aprovechar al máximo el calor generado. Cierras las puertas de las habitaciones que menos utilices y asegúrate de que no haya ninguna ventana abierta. Sin duda es otro de los factores claves para ahorrar en la calefacción de gas natural.

4 – El sol como aliado

La naturaleza nos ofrece el mejor radiador posible: el sol. Aun en invierno, el astro rey emite calor y lo podemos aprovechar para calentar la casa. Sube las persianas durante el día y bájalas por la noche para protegerte del frío. Si, además, utilizas cortinas en tus ventanas, disfrutarás y podrás mantener el calor durante más tiempo.

Dada la situación de nuestro país, tenemos la ventaja de contar con un número de horas superior a la mayoría de los países de nuestro continente. La acción del sol, junto con el calor residual de nuestra vivienda, puede ser en muchos casos un gran empujón para mantener la temperatura estable en el interior.

5 – Radiadores al descubierto

Cualquier elemento que cubra un radiador nos cuesta energía. Si tienes un mueble o una cortina larga que tape un radiador, prescinde de él porque le está obligando a trabajar más para calentar lo mismo. Elimina la idea de utilizar los radiadores para secar prendas o calentar las mantas para una sesión de cine en casa. Si hacemos eso, estaremos evitando que el calor se propague y por tanto necesitaremos consumir más energía.

6 – Utiliza alfombras

Las alfombras son algo más que un objeto decorativo. Un buen aislamiento te permite ahorrar entre un 20 y un 40 por ciento del consumo y tanto las alfombras como las moquetas impiden que el calor se filtre por el suelo.

7 – El gas natural es la mejor opción

Estos consejos son útiles, pero el principal ahorro se encuentra en la energía que contrates para tu hogar. La infografía que te mostramos a continuación no ofrece dudas: el gas natural es la opción más barata.

comparativos de energías