Cómo purgar los radiadores de la calefacción a gas natural

Cómo purgar los radiadores de de gas natural Experto de gas natural

¿Has descubierto que tus radiadores no calientan lo suficiente? Si al tocar el radiador de gas natural notas que la parte superior está más fría que la inferior o has oído ruidos extraños en el sistema, como gorgoteos, son algunas señales que indican que tienes que purgar tus radiadores.

Un buen mantenimiento es clave para el buen funcionamiento de tu sistema de calefacción.

El purgado de los radiadores es un proceso relativamente sencillo que es recomendable realizar cada año antes del inicio de la época de calefacción, con ello conseguirás mejorar considerablemente su rendimiento. A continuación te ofrecemos una guía de cómo debes hacerlo en tu domicilio para que los radiadores funcionen correctamente y no te suponga un gasto extra de energía.

Una vez identificado el problema, debes saber que, el purgado debe hacerse siempre con la calefacción apagada y con los radiadores fríos. Cuando no hay movimiento en el circuito de calefacción a gas natural el aire se queda en la parte alta del radiador y esto facilita el purgado, es decir, la extracción del aire sobrante del circuito.

A continuación, cierra la llave de paso de agua al radiador que vas a purgar. Conviene empezar siempre por el que esté más cerca de la caldera, así seguirás el sentido del flujo del agua dentro del sistema de tu calefacción de gas natural.

Cómo purgar un radiador de gas natural

Ayudándote de una llave inglesa, o de un destornillador, gira la válvula de purgado que se encuentra en la parte superior del radiador de gas natural, y mantenla abierta hasta que empiece a salir agua de forma constante, y sin gorgoteos (coloca un pequeño recipiente en la parte inferior de la válvula para recoger el agua que salga). Recuerda que deberás repetir el proceso en cada uno de los radiadores de tu vivienda.

Una vez terminado el purgado de todos los radiadores, no olvides revisar la presión del agua de la caldera, que generalmente debe estar entre 1 – 1,5 bares (el manómetro suele estar en la parte inferior de la caldera, y suele tener una zona verde, que es dónde debe colocarse la aguja).

Mi radiador tiene una válvula automática

Los sistemas de calefacción más modernos ya cuentan con una válcula automática con sistema de autopurgado. En este caso no necesitarás realizar el purgado manual de los radiadores, ya que el aire sale de forma automática.

Si tienes este sistema y tus radiadores no funcionan correctamente, consulta con un instalador especializado.