Huella de carbono: ¿qué es y cómo se mide? Te lo explicamos

gas natural contribuye en la economia circular Medio ambiente

¿Sabías que las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero son la causa del calentamiento global y del cambio climático?

El impacto de este considerable aumento de temperatura ha sido devastador para el planeta, poniendo en peligro la integridad de especies de la flora y fauna, así como la del ser humano.

Detener el cambio climático es posible gracias al trabajo de todos. Por ello, en Nedgia te queremos hablar sobre la importancia de la huella de carbono en esta tarea y en qué consiste. ¡Aprende a utilizarla!

¿Qué es la huella de carbono?

Uno de los compromisos que han asumido las administraciones de varios gobiernos y la sociedad actual para proteger el medio ambiente, es la implementación de una serie de políticas para combatir el cambio climático.

En este marco se han generado nuevas normativas y términos que cada vez se hacen más presentes en nuestro día a día. La huella de carbono es uno de ellos.

Se trata de un indicador ambiental que permite cuantificar el volumen total de gases de efecto invernadero (GEI) que producen las actividades económicas y cotidianas del ser humano.

La huella de carbono mide tanto las emisiones directas como indirectas de compuestos como el metano (CH4), el óxido de nitrógeno (N20), los hidrofluorocarburos (HFCs), los perfluorocarbonos (PFCs), el hexafluoruro de azufre (SF6) y el dióxido de carbono (C02).

Se mide en masa de CO2 equivalente y se expresa en unidades de carbono equivalente (C02eq). La estrategia de gestión de emisiones que se aplique, dependerá del tamaño de la huella.

En definitiva, la huella carbono no es más que el impacto que deja nuestra actividad en el planeta.

Tipos de huella de carbono

Dependiendo del emisor, se pueden diferenciar varios tipos de huella de carbono:

Huella de carbono personal

La huella de carbono personal es la que producimos las personas con nuestras actividades diarias al:

  • Alimentarnos
  • Comprar
  • Desplazarnos
  • Utilizar algún tipo de energía

Según datos de la ONG ambiental The Nature Conservancy, cada habitante produce al año un promedio de 4 toneladas de dióxido de carbono.

Se espera que estas emisiones se reduzcan para 2050 a la mitad. De lo contrario, el cambio climático podría convertirse en un problema irreversible.

Huella de carbono de las empresas

La huella de carbono de las empresas mide la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos de manera directa o indirecta por una organización durante la fabricación, el transporte o el consumo energético.

Las empresas pueden reducir o compensar su huella de carbono. ¿Cómo?

  • Utilizando energía verde
  • Mejorando su eficiencia energética
  • Invirtiendo en proyectos medioambientales
  • Haciendo campañas de sensibilización, entre otras actividades

Huella de carbono de un producto

Los servicios y los productos también emiten gases de efecto invernadero (GEI) antes, durante y después de su ciclo de vida.

La huella de carbono de un producto se mide a partir de la obtención de materias primas, del proceso de fabricación, distribución, consumo y hasta el final de su vida útil. Esta última fase comprende el depósito, la reutilización o el reciclado.

Los conciertos, competiciones deportivas o espectáculos, entre otros eventos, dejan una huella de carbono considerable porque requieren grandes cantidades de energía. Además, generan basura, variedad de consumo y movilizan a miles de personas.

Cómo calcular la huella de carbono

El cálculo de la huella carbono es una de las formas en las que los individuos, las empresas y la sociedad en general pueden conocer el impacto que sus actividades están dejando en el planeta.

¿Cómo calcular la huella de carbono? El dato se obtiene multiplicando el dato de consumo de energía (actividad) por el factor de emisión en función del combustible utilizado.

Su cálculo, no sólo permitirá identificar las emisiones de GEI, sino que además ayudará a reducirlas dependiendo del programa o las políticas medioambientales que se pongan en práctica.

Para el cálculo de la huella de carbono existen diferentes formas.

Cálculo de huella individual

En la actualidad, son muchas las aplicaciones y herramientas gratuitas que se encuentran para calcular la huella de carbono personal.

Algunas de ellas tienen en cuenta algunos factores, como:

  • El tipo de vivienda
  • La fuente de energía que se utiliza
  • Si se tiene vehículo propio o transporte público
  • Si se viaja en avión, entre otros datos

Calcular la huella de carbono de una organización

El cálculo de huella de carbono de empresas varía en comparación con el que se realiza para cuantificar la huella personal, ya que tiene en cuenta tres tipos diferentes de emisiones durante un período predeterminado.

Este análisis se realiza siguiendo los estándares internacionales como el GHG Protocolo y la norma ISO 14064-1.2.

Emisiones directas

Son los gases procedentes de combustibles de edificios, de maquinarias, de vehículos, de equipos de refrigeración o por reacciones químicas durante los procesos productivos de la organización.

Emisiones indirectas

Son los gases de efecto invernadero emitidos por el productor de la energía que requiere la empresa en su operación. Se tiene en cuenta tanto la cantidad de energía requerida como su origen.

Otras emisiones indirectas

Están asociadas a los productos y servicios adquiridos por la empresa. Los viajes de transporte externos, encargos subcontratados de limpieza, seguridad o gestión de residuos, son algunos ejemplos.

Absorciones

Las absorciones de CO2 se deben contabilizar en el cálculo de la huella de carbono. Se trata de las compensaciones que la organización realiza de forma directa para contrarrestar las emisiones generadas.

Las organizaciones que calculen su huella de forma voluntaria y cuenten con un plan de reducción, pueden hacer un registro de huella de carbono en la Oficina Española de Cambio Climático (OECC).

¿Cómo reducir la huella de carbono?

Son muchas las formas de reducir la huella de carbono, pero la clave está en bajar la compra de productos, reutilizar y reciclar. Se recomienda:

  • Incrementar el uso del transporte público, de la bicicleta o andar más a pie.
  • Comprar vehículos más respetuosos con el medio ambiente.
  • Utilizar en casa energía renovable.
  • Adquirir electrodomésticos de bajo consumo energético.
  • Regular la calefacción y el aire acondicionado para ahorrar energía.
  • Tomar conciencia sobre nuestra propia huella de carbono y vivir de forma que nuestras acciones no perjudiquen al planeta.

El gas natural como aliado para reducir tu huella de carbono

Una de las energías más limpias que existen es el gas natural. Su extracción, generación, transporte y uso tiene un efecto medioambiental menor que el suministro eléctrico.

La huella de carbono del gas natural es menor que la de otras energías convencionales, porque su combustión reduce entre un 20% y un 30% las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

En Nedgia apelamos al consumo de energías que beneficien al medio ambiente, además de ayudarte cada mes a ahorrar energía y dinero gracias al gas natural. Accede ahora a nuestra calculadora de presupuesto y reduce tu huella de carbono instalando gas natural en tu hogar o en tu negocio. ¡Te esperamos!