Proceso de instalación de radiadores

gas natural instalacion radiador Calefacción

El primer cuatrimestre del año en España suele presentar grandes altibajos en las temperaturas. En el último quinquenio se han alcanzado valores cercanos a los diez grados bajo cero en muchos puntos de la península. Uno puede plantearse cambiar su actual sistema de calefacción por otro de gas natural y adaptar su hogar tecnológicamente para dotarlo de las máximas prestaciones en materia de temperatura. Vamos a centrarnos en el proceso de instalación de los radiadores.

¿Cómo funciona un radiador?

Su funcionamiento es muy sencillo, pero es importante tenerlo en cuenta a la hora de instalar un sistema de calefacción. Los radiadores se unen a través de un circuito cerrado de agua que se calienta por la acción de la caldera. Durante el proceso de instalación de los radiadores es importante tener presente, como veremos a continuación, la caldera que tengamos instalada en nuestra vivienda.

¿Cómo se realiza la instalación de radiadores?

Como es normal, lo primero será elegir el radiador que mejor se amolde a nuestra casa. Podemos elegir entre radiadores de fundición, de aluminio, de chapa de acero y de baja temperatura. Este último es el más eficiente, pero también es el más caro.

Una vez hayamos elegido el radiador, debemos elegir también la caldera de gas natural que instalaremos en nuestra casa. Existen una gran variedad de ellas, pero las más comunes son caldera estanca, de bajo NOx y de condensación. Hay que tener en cuenta cómo funciona un radiador a la hora de comprar nuestra caldera, pues necesitaremos mayor o menor potencia en función de los metros cuadrados y la cobertura que necesite nuestra vivienda. Cuanto mayor sea el circuito, más energía utilizaremos para cubrir toda la red y por tanto más trabajo realizará nuestra caldera de gas natural.

Hay que tener en cuenta que si actualmente disponemos de una caldera de butano o propano y está en buen estado se puede adaptar para el uso de gas natural y no necesitaremos comprar una nueva.

Instalación de radiadores en tu vivienda

Será necesario instalar un sistema de tuberías que lleven el agua caliente desde la caldera a los radiadores. Es importante aislar bien los tubos, ya que puede perderse hasta el 50% de la energía por ellos.

En ciertas ubicaciones, como en las zonas costeras, los tubos suelen estar al descubierto, pero incluso en esos climas, podemos perder parte del rendimiento.  Por tanto, en el proceso de instalación de los radiadores un correcto aislamiento del sistema nos ayudará a optimizar los recursos y conseguir mayor ahorro económico.

Es lo mismo que suele ocurrir en la rehabilitación de una vivienda. Estas tuberías se suelen instalar en la pared interior de la casa, de esta forma, además de evitar una obra más larga, podemos aprovechar el calor que desprenden estos tubos como calefacción. Además, si tienes niños es conveniente llevar el sistema en altura, ya que los tubos estarán muy calientes con el paso del agua y podrían quemar a los más pequeños.

Por último para conseguir mayor eficiencia y ahorro en el consumo deberemos plantearnos su ubicación, en primer lugar, debajo de ventanas para evitar la condensación en ellas, pero también es el lugar donde más energía puede perderse, por eso es recomendable, si la casa no tiene un buen aislamiento externo, colocar un aislante detrás del radiador.

Conclusiones sobre la instalación de radiadores

Los radiadores son una parte fundamental de un sistema de calefacción y que en ausencia de suelo radiante son vitales.  Es necesario entender cómo funcionan para buscar las mejores soluciones en nuestro hogar, ya que en ellos incide la acción de la caldera, el consumo de gas e incluso la seguridad de nuestros seres queridos.  Como siempre, te invitamos a contactar con un profesional del sector para que resuelva tus dudas acerca de la instalación de radiadores y recomendamos encarecidamente no realizar este tipo de obras de manera autónoma. Con la energía no se juega.

En la actualidad, el sistema de calefacción con gas natural es el más popular en España. Proporciona una instalación segura y, garantiza facturas más económicas a final de mes.