¿Por qué no es eficiente cubrir tu radiador de gas natural?

Gatito dormido en un radiador de gas natural Experto de gas natural

Cubrir los radiadores de gas natural reduce enormemente su rendimiento calorífico y el confort que aporta a cada estancia. Los radiadores calientan por convección, y el calor que generan se traslada de abajo a arriba.

¿Es correcto usar cubre radiadores de gas natural para decorar?

Si cubrimos el radiador con un mueble decorativo o cubre radiador, el rendimiento de su trabajo se reducirá un 10% y necesitará más tiempo y energía consumida para calentar la misma habitación.

Otro problema de cubrir el radiador es que se dificulta el acceso a sus llaves para realizar tareas de limpieza y mantenimiento, como el purgado.

Si tapamos el radiador con una manta (o un cubre radiador) la temperatura se concentra y aumenta bajo ese elemento, pero no se distribuye bien al resto de la estancia, si quitamos la manta y la tocamos, estará muy caliente, lo mismo que si metemos la mano en el cubre radiador, pero el resto de la estancia no se calienta.

¿Podemos secar la ropa en el radiador de gas natural?

Usar los radiadores o radiadores toalleros para secar la ropa hará que la caldera trabaje más de lo que necesita, aumentando los costes generales del funcionamiento del sistema.

La ropa que colocas sobre la parte superior del radiador limita la trasferencia del calor al interior de la habitación, esto se traduce en un mayor consumo de energía y por tanto un aumento del coste energético.

Además de necesitar más energía para calentar toda la habitación, se aumenta el riesgo de sufrir problemas de salud como alergias y se produce más humedad en el aire.

Actualmente nuestros hogares suelen tener doble acristalamiento, lo que permite limitar las corrientes de aire y aislar del frío, pero la falta de ventilación aumenta el porcentaje de humedad en el interior de la vivienda y se produce mayor condensación en las paredes que puede convertirse en moho.