¿Qué es el coche a gas natural y cómo funciona?

Carretera de ciudad con coches circulando a bastante velocidad Gas natural vehicular

¿Estás considerando cambiar de coche y no sabes cuál es la mejor opción? Vivimos en un mundo cada vez más concienciado con el medio ambiente y la sostenibilidad, por lo que un vehículo ecológico puede ser la solución que necesitas.

En las grandes ciudades ya se están aplicando acciones concretas para luchar contra la contaminación, como puede ser la reducción del flujo de automóviles o la prohibición de transportes diésel en determinadas zonas urbanas, por ejemplo.

En base a esto, ¿has pensado en el coche a gas natural? Seguro que has oído hablar de él, pero no conoces a fondo sus características, beneficios y particularidades. Se trata de una alternativa llena de ventajas que cuenta con un alto grado de aceptación. Por eso te lo explicamos brevemente a continuación para que lo consideres en el momento que tengas que tomar la decisión adecuada.

Coche blanco repostando en una gasinera de gas natural
¿Cómo funciona?

Recargar los vehículos con gas natural vehicular es igual de fácil y rápido que repostar con gasolina o diesel. Se usa desde hace bastantes años, tanto aquí como en otros muchos países: Italia, Alemania, Suecia, Francia… y también en América latina.

Existen muchas estaciones de servicio en toda la geografía española -y cada vez se están añadiendo más- en las que, junto al repostaje habitual, se ofrece la posibilidad de recarga con gas natural.

¿Qué ventajas aporta? Utilizar el gas natural como combustible para vehículos supone grandes beneficios económicos y medioambientales. El gas natural para la movilidad es una tecnología probada, económica y madura con la que pueden conseguirse ahorros entre el 30% y el 50% respecto a otros combustibles, aumentando los kilómetros recorridos con el mismo dinero. Además, ayuda a mejorar la calidad del aire urbano, ya que reduce hasta “casi CERO” las emisiones contaminantes.

 Conclusión

Tener un coche a gas natural te ofrece numerosas ventajas: tienes descuentos para aparcar en zonas azules, en los peajes de las autopistas, en los impuestos de circulación y en combustible, por lo que puedes recorrer más kilómetros con el mismo dinero. Una alternativa ecológica, económica, eficiente y segura. Si hay unos coches que representen la ecomovilidad que buscan hoy los conductores, esos son los vehículos de GNC (gas natural comprimido). Ahorran en combustible y emisiones, por eso son ideales para circular por ciudad en cualquier circunstancia. Tampoco renuncian a la autonomía, esencial si se quieren recorrer kilómetros por carretera.