Consejos para combatir el frío en casa

Consejos para el frío Calefacción

Revisa los radiadores y la caldera de gas natural, las persianas y las ventanas, los textiles e incluso los colores con los que decoras tu casa cuando el frío aprieta. ¡¡Este invierno no pases frío!!

¿Cómo reducir el frío en casa?

En general, se puede decir que una de las principales causas del frío dentro de cualquier hogar es la falta de aislamiento. Siempre que quede un resquicio por el que se pueda escapar el calor del interior, estaremos hablando de una casa más fría.

Según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el 47 % del gasto energético de una vivienda va destinado al uso de la calefacción para combatir el frío. Por lo que nace la pregunta de, ¿Cómo evitar el frío en casa de manera sostenible y ahorrar en mi factura?

Consejos

El reto es protegerse del frío en casa sin tener un gasto desorbitado en calefacción. Con temperaturas bajas y la llegada del invierno debemos tener en cuenta los siguientes consejos:

1. Purga los radiadores de gas natural

Si el agua circula sin problema por su interior, la eficiencia y el ahorro de los radiadores de gas natural aumenta, aquí verás como purgar tus radiadores de gas natural. A la vez, un buen mantenimiento previo de tus radiadores, antes de que llegue el frío y haya que usarlos a diario, garantizan la seguridad y un mejor rendimiento.

2. Pon un termostato en tu calefacción de gas natural

Ajusta fácilmente la temperatura y el tiempo que está encendida. Si no lo tienes, ahora es el momento de instalarlo. Un termostato encenderá y apagará la calefacción de forma automática, haciendo que la temperatura de casa se mantenga estable. La temperatura de día oscila entre 20-21ºC, mientras que por la noche se recomienda reducirla hasta los 15-17ºC. Hay que recordar que, por cada ºC de incremento en la temperatura, el consumo energético aumenta en un 7%.

3. Revisa tu caldera de gas natural

En la mayoría de los modelos lo normal es que la presión oscile entre los 1,2 y los 1,5 bares. Enciéndela, espera unos minutos y comprueba que está dentro de estos parámetros. Si es mayor, habrá que purgarla y, si es demasiado baja, tendrás que abrir ligeramente la llave para llevar más agua al circuito de la calefacción. Aquí te lo explicamos.

4. Revisa las ventanas y las puertas

Sin ser conscientes de ello, el calor se escapa por rendijas, ventanas y puertas. Según el Instituto para la Diversificación y ahorro de la Energía (IDAE), un aislamiento insuficiente provoca la pérdida de entre el 25 y el 30% de la calefacción. Puedes revisar las grietas alrededor de las ventanas y poner masilla resistente al agua. También puedes instalar burletes o poner cinta adhesiva.

5. Instala doble cortina

Es una solución que no requiere obra y que resulta muy eficaz para evitar que el calor se escape por la ventana y el frío del exterior entre. Córrelas cada noche y tu factura y tú lo notaréis.

6. Deja que el sol entre en casa

Cuanto más calor natural, menos gastarás en calefacción y más confort ganarás. Así que abre las cortinas y sube las persianas en las horas de más sol y deja entrar el calor. Recuerda después por la noche cerrarlas para mantener el calor dentro de tu casa.

7. Es hora de sacar el nórdico y poner las alfombras

Lleva tu edredón o tu nórdico a la tintorería y tenlo listo para ponerlo limpio cuando el frío apriete. Y aprovecha el viaje para llevar también las alfombras si no lo hiciste al guardarlas.

Puede que, al pensar en alfombras, pienses en que son un recurso decorativo, pero la realidad es que estos elementos tienen también una función aislante. Los tejidos de las alfombras (lana, algodón, yute o el mimbre), proporcionan la calidez necesaria en el hogar. Algunas alfombras incluso pueden colgarse de las paredes y ayudar con ello mantener el calor de las habitaciones.

8. Evita muebles delante de los radiadores de gas natural

Y otro detalle para tener en cuenta: ¿tienes radiadores bajo una ventana con cortinas? Pues evita correr las cortinas mientras estés en la sala. Los muebles absorben el calor. Durante los meses de buen tiempo colocamos los muebles como nos apetece sin tener presente si tapamos los radiadores o no. Pero en tiempos de frío, debemos tener más cuidado. Por ello, la decoración debe seguir una estructura eficiente. Alejar los muebles del radiador, para que el aire caliente pueda circular libremente.

9. Apuesta por los colores oscuros

En cojines, en mantas, en la funda del sofá… e incluso en una pared si tienes ganas de pintar. Los colores oscuros absorben más calor, así, por ejemplo, un gris oscuro capta el 90% del calor que le llega y uno verde intenso, el 79%.
Aplicando estos consejos, tu casa estará preparada para el invierno. Al cabo del año, ahorrarás seguro y lo mejor, pasarás un invierno ¡más confortable que nunca!

Válvulas termostáticas, ¿ayudan?

Las válvulas termostáticas regulan de forma automática el caudal de agua caliente del radiador, aumentando o disminuyéndolo según la temperatura de su termostato. Estas válvulas se pueden instalar en la caldera si esta no dispone de sistemas de programación. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) aconseja programar la calefacción para que se encienda un rato antes de que vayamos a necesitarla, recomienda unos 30 minutos.

Los últimos estudios del IDAE muestran que con el uso de las válvulas termostáticas se puede generar un ahorro de energía del 40% en comparación con una vivienda sin ningún controlador. Estas permiten utiliza la energía cuando se necesita.